MÁS SOBRE POLÍTICOS IMPUTADOS - Guerrero Abogados
17982
post-template-default,single,single-post,postid-17982,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_768,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

MÁS SOBRE POLÍTICOS IMPUTADOS

MÁS SOBRE POLÍTICOS IMPUTADOS

En un artículo anterior nos referíamos a una imputación de un cargo público que duró tres meses. Ahora nos referimos a una imputación que ha durado del 24 de febrero de 2021 a 12 de enero de 2022, prácticamente un año de calvario para la autoridad imputada.

Los cargos: prevaricación y malversación, nada más y nada menos.

Finalmente, archivado. Como expone la Audiencia Provincial, ratificando el criterio de la Sra. Juez Instructora, con el visto bueno del Ministerio Fiscal, en cuanto garante de la legalidad, entiende que tales hechos tienen una indudable naturaleza administrativa y, por ende, deben quedar extramuros del derecho penal, dado el principio de intervención mínima de esa rama del Derecho que por ser la más coactiva y la que más limitación de derechos del justiciable comporta, determina que únicamente pueda acudirse a ella cuando no existen otros mecanismos legales menos coercitivos para restablecer el orden jurídico supuestamente conculcado, como pueden ser las reclamaciones civiles, o en otros casos las sanciones administrativas; por lo que procede la confirmación del Auto impugnado, haciendo expresa reserva de acciones civiles y administrativas a quien se considere perjudicado, para que pueda ejercitarlas si así le conviniere en dicha vía jurisdiccional.

El asunto, las famosas calles de Puerto Banús. El cargo público actuó conforme a los informes de los técnicos municipales, por lo que no prevaricó.

En cuanto al delito de malversación por omisión, que según el querellante el querellado estaría cometiendo por perjudicar el erario público al no cobrar a los comerciantes una tasa por el uso de esos viales de uso público y permitir el enriquecimiento injusto de un tercero, no considerando el Ayuntamiento que esa zona de terreno cuestionada sea de su propiedad, mal puede cobrar por su uso. Y aún admitiendo que esos viales fueran propiedad de la entidad municipal, eso no debería llevar automáticamente al cobro de la tasa sin más, habría que ver si tiene derecho a ocupar esas zonas públicas.

Enrique Sánchez
Guerrero Abogados SLP

enriquesanchez@guerreroabogados.com