LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA Y LAS MEDIDAS CAUTELARES EN EL ORDEN JURISDICCIONAL ADMINISTRATIVO - Guerrero Abogados
17946
post-template-default,single,single-post,postid-17946,single-format-standard,bridge-core-1.0.5,ajax_fade,page_not_loaded,,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.1,qode-theme-bridge,qode_advanced_footer_responsive_768,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.2,vc_responsive
 

LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA Y LAS MEDIDAS CAUTELARES EN EL ORDEN JURISDICCIONAL ADMINISTRATIVO

LA TUTELA JUDICIAL EFECTIVA Y LAS MEDIDAS CAUTELARES EN EL ORDEN JURISDICCIONAL ADMINISTRATIVO

El principio de ejecutividad de los actos administrativos se regula en el art. 38 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre: los actos de las Administraciones Públicas sujetos al Derecho Administrativo serán ejecutivos con arreglo a lo dispuesto en esta Ley. Se presumen válidos y producirán efectos desde la fecha en que se dicten, expone el art. 39.

Los actos sancionadores tienen una especialidad añadida, art. 90: la resolución que ponga fin al procedimiento será ejecutiva cuando no quepa contra ella ningún recurso ordinario en vía administrativa.

Es decir, contra un acto administrativo no sancionador al interponer el recurso de reposición o alzada hay que pedir la suspensión; si es sancionador no hace falta. En los no sancionadores, recurridos en vía administrativa con solicitud de suspensión, transcurrido un mes se considera concedida la suspensión. Dicho plazo coincide curiosamente con el plazo para resolver el recurso de reposición.

Cuando se recurre ante la jurisdicción contencioso administrativa, un acto no sancionador, se prolonga la suspensión obtenida en vía administrativa, si se pide en vía contenciosa, hasta que se resuelve judicialmente sobre la misma, art. 117.4.

Si el acto administrativo es sancionador, al recurrir en vía contencioso administrativa, solicitando la suspensión, hay que manifestar a la Administración dicho hecho y ello podrá suponer que se suspenda su ejecución, art. 90.3.

Esto, que hemos dicho en los dos últimos párrafos, se lo suele saltar la Administración. Incluso existen sentencias del Tribunal Supremo y Tribunal Constitucional que lo amplían a todos los supuestos, incluso a los supuestos de actos administrativos no sancionadores en los que no se hubiera obtenido la suspensión o en recursos administrativos no resueltos.

Los Tribunales explican que solicitada la suspensión ante el juez la Administración debe parar, ya que, sino, dónde queda el derecho a la tutela judicial efectiva; se convierte en una quimera solicitar la suspensión si mientras la Administración ejecuta el acto.

En otra vertiente, recursos administrativos no resueltos y recurso jurisdiccional contra ese silencio, como expone el Tribunal Supremo: el tiempo que se utiliza en dictar una providencia de apremio es el que debe dedicarse a resolver un recurso administrativo. Usted no puede dictar la providencia de apremio teniendo el recurso contra el acto pendiente de resolver.

Enrique Sánchez
Guerrero Abogados SLP

enriquesanchez@guerreroabogados.com